Perú: periodismo y pandemia

Con la aparición de la COVID-19 el gremio periodístico ha tenido que adaptarse a una nueva realidad laboral. Muchos profesionales todavía se encuentran asimilando los cambios en la forma de trabajo.

El reto más grande al que se enfrentan los trabajadores de este gremio consiste en lograr mantener el flujo continuo de información veraz en medio de la pandemia, sin exponer su integridad física.

En el Perú, hasta la fecha, se han reportado más de 190 mil habitantes contagiados y el coronavirus ha ocasionado miles de decesos, entre ellos, 20 periodistas.

Adaptarse al cambio

Para adaptarse a las nuevas condiciones de trabajo, se han debido adoptar las siguientes medidas:

  • Recurrir al teletrabajo en el caso de aquellas tareas que pueden realizarse a distancia.
  • Reducción de horarios de trabajo y creación de turnos cortos y cíclicos para la cobertura de sucesos y noticias.
  • La realización de reuniones y conferencias de trabajo a través de medios digitales como Zoom, Meet y otros para la coordinación del trabajo diario.
  • La actividad de calle ha quedado limitada a los reporteros motorizados, los fotógrafos y los camarógrafos para la cobertura de informaciones urgentes.

Trabajar protegidos

Es una cruda realidad que la mayoría de los periodistas peruanos que deben realizar labores de calle, no cuentan con las medidas de protección mínimas para evitar el contagio.

El uso de mascarillas caseras no ha sido suficiente para detener la propagación, principalmente, en el caso de quienes trabajan en zonas pobres y/o de condiciones precarias.

Algunos periodistas independientes han debido asistir a escenarios noticiosos, protegidos con tan solo un pañuelo.

A más de dos meses del confinamiento y de forma progresiva, solo algunos profesionales del medio salen a cumplir su deber informativo debidamente protegidos.

La reducción de los pagos, la pérdida de puestos de trabajo y la suspensión de proyectos suman incertidumbre al gremio, lo que ocasiona que se generen estados de angustia y ansiedad que perjudican la salud mental de estos profesionales.